Otro fin de semana con participantes en carreras por montaña. Esta vez lo hicieron en Ruenes Trail donde Javi participó el sábado en el Km. Vertical y el domingo en la carrera, donde le acompañaron en la salida Diego y Marcos.

Ese mismo sábado tuvimos en acción en la MDS de Desafiosomiedo a Jonathan y Alberto. Y en la UTDS a Isaac.

Así lo vivieron Jonathan y el “decidido” Javi.

Crónica de Jonathan:

Mes de julio complicado en materia de salud por una intervención quirúrgica doble que se complicó por pérdida de sangre, lo que provocó una severa anemia de la cual me sigo recuperando. Llega DesafiOSOmiedo y la gran duda, pues sólo llevo dos semanas de entrenamiento. Qué hago descansar y recuperarme o ir a hacer un entreno de calidad. La respuesta estaba clara: correr !!!
Salida a las 9,30 con buen tiempo pero aún fresco. Las piernas no van desde el primer metro pero sabía a dónde venía así que tocaba trabajar doble. Salgo a mi ritmo pendiente de no disparar las pulsaciones y con una máxima clara: dosificar y controlar el estado de salud. Van pasando los kilómetros. No me excedo en las subidas lo que me hace tener piernas en las bajadas. Empieza el calor lo que obliga a estar pendiente de la hidratación. Tan sólo unas molestias estomacales del km 30 al 35 que soluciono con una cápsula de sales que me vino muy bien en otras carreras. Último avituallamiento en Lago del Valle tras una durísima subida más por llevar 37 km en las piernas que por el desnivel. De aquí 7,8 km de bajada que a la gente se le hizo cuesta arriba sin embargo yo bajé muy bien al dosificarme durante la carrera. Tiempo final 6h 59′. Buen entreno que me llevo de Somiedo.
Volvemos a sumar tras una temporada restando.

 

Crónica de Javi:

Sábado el Km. vertical

Ha sido la primera vez que disputaba una prueba de esta categoría, pero al margen de ello la afrontaba igualmente con ilusión.

En unos 3 kms. de subida se acumulabn algo más de 800 metros de desnivel positivo. Una vez en la cima retomamos la bajada haciéndola de forma individual cada corredor. La bajada fueron unos 4 kms en la que hicimos otros 800 metros de desnivel negativo, con la precaución de lo resbaladizo que estuvo de los días anteriores por las lluvias.

La conclusión es que he disfrutado mucho, reservando fuerzas para la carrera que tenía al día siguiente. Una prueba totalmente aconsejable por las vistas que nos ofrece esta sierra del Cuera hacia los macizos de los Picos de Europa. Al final mis tiempos no han sido muy buenos, pero igualmente disfruté como si llegase el primero.

Domingo la carrera.

Comenzaré diciendo que ésta prueba puede que sea la peor que he podido hacer hasta el momento, ahí va mi crónica.

Las expectativas eran altas al inició de la carrera. Saliendo desde casi atrás del grupo junto a mi compañero de equipo Diego, pudimos colocarnos muy adelante del pelotón ocupando buenos puestos en la carrera. Pero, la falta de sueño, el madrugón, ir sin bebida, y habiendo desayunado muy pronto mermaron mi rendimiento. Tras hacer una buena subida del mismo pico del día anterior en el kilómetro vertical, tuve que detenerme y perder mucho tiempo y posiciones, a la deshidratación se le sumaría el intenso calor, los dolores de cabeza, estómago y ganas de vomitar. Empujado finalmente por los ánimos de corredores que me pasaban, decidí continuar de forma moderada hasta el avituallamiento del kilómetro 17. Tras llegar allí decidí estar un tiempo a la sombra, pues mis fuerzas estaban muy mermadas ya y no me encontraba bien. Finalmente, haciendo de tripas corazón retomé la bajada con la única de idea de llegar al pueblo y poder descansar definitivamente.

La conclusión para mi es que de todos los errores se aprende, lo que pudo haber sido una muy buena competición se convirtió en un tormento. Mencionar que mis compañeros de equipo, tanto Marcos como Diego hicieron ambos extraordinarias carreras, es un auténtico lujo competir con compañeros de este calibre.

Fotos: Archivo. Mariana Castaño. Pedro Pablo Heres.